La recuperación tras una cirugía de amígdalas i adenoides en niños

· · · · | Sin categoría

Hola. En este artículo explicamos cómo es el postoperatorio de la cirugía de reducción amigdalar y de adenoides en niños. Los cuidados postoperatarios son esenciales para una buena y satisfactoria recuperacion y a la vez es importante saber qué podemos esperar durante los primeros días posteriores a la intervención. En este artículo nos centraremos en el postoperatorio una vez el niño ya está en casa, generalmente el día posterior a la cirugía.

Hemos de tener en cuenta que cada niño es distinto y que por tanto el postoperatorio es variable habiendo niños que al segundo día están perfectamente recuperados y otros que puedan necesitar más de una semana para recuperarse completamente

 Dolor

En general los niños suelen manifestar poco dolor, especialmente los más pequeños, aunque sí es cierto que sienten ciertas molestias después de la operación.La reducción amigdalar suele ser menos dolorosa que la extirpación completa de las amígdalas, mientras que la de adenoides suele ser prácticamente indolora. Les va a doler moderadamente la garganta y también es posible que se quejen de dolor de oídos, un dolor referido, y que muy ocasionalmente  puede empeorar brevemente a los 5-6 días de la intervención.  El dolor lo tratamos con analgésicos a demanda, es decir, según veamos al niño, ibuprofeno (Dalsy) o paracetamol (Apiretal) son los más usados

 

Alimentación

Es muy importante hidratar al niño dándole agua frecuentemente, intentando que beba por lo menos 4 vasos de líquido al día durante los primeros días después de la operación.  

Las recomendaciones en cuanto la alimentación las intentaremos resumir de forma sencilla y práctica. Al niño le podemos ofrecer los alimentos que sean según los vaya tolerando con una progresión lógica de líquido, pastoso y  sólido según su evolución lo permita. En este sentido el propio niño nos ayudará a decidir, no debiendo forzarle si algo no lo quiere comer. Con esta idea SÍ debemos evitar: comida muy caliente, alimentos ácidos y alimentos sólidos que puedan erosionar la herida de la garganta (pan, pizza, frutos secos, chips, etc). En general los alimentos fríos son buenos porque el frío tiene un efecto anestésico y calma el dolor, por tanto los clásicos helados siguen siendo de primera eleccion.

 

Cuidado de la boca

Es posible que la boca de su hijo/a huela diferente las 2 semanas después de la operación. Haga que  se enjuague la boca con agua o se cepille los dientes suavemente. No deje que haga gárgaras en la parte posterior de su garganta.

Durante varios días, es posible que su hijo/a tenga placas blancas donde estaban las amígdalas. Esto no significa que  tenga una infección. Para proteger la garganta de su hijo/a, asegúrese de que no tosa, hable fuerte ni carraspee demasiado por el término de 7 a 10 días. Enseñele a estornudar con la boca abierta.

Para ayudar a su hijo/a a respirar más cómodo, usted puede usar un aparato llamado humidificador. Este dispositivo humedece el aire con un vapor frío. Colóquelo al lado de la cama de su hijo/a.

Si a su hijo/a también se le han extirpado las vegetaciones, su voz puede sonar como si estuviera hablando por la nariz. Esto es normal, y puede durar algunas semanas o hasta 3 meses, si las adenoides eran muy grandes.

Actividad

Su hijo/a debe reducir la actividad normal durante aproximadamente una semana después de la operación. No permita que su hijo/a practique deportes rudos o de contacto.

Su hijo/a se puede duchar y bañar como de costumbre

Su hijo/a puede volver a la escuela o a la guardería 1 semana o 10 días después de la operación. Usted no debe permitir que su hijo/a haga viajes largos  por al menos 2 semanas después de la operación.

Estas son las recomendaciones «oficiales», que debemos adecuar a la evolución postoperatoria, aplicando simplemente el sentido común. Un niño que se encuentre con un excelente estado general no debe quedarse enclaustrado en casa, el aire libre no le hará ningún daño, aquel antiguo miedo a que se resfríe en el postoperatorio deberíamos matizarlo, y personalmente, no pongo reparos a que la reincorporación a la escuela sea mas temprana si la evolución lo permite. Y lo digo porque la tecnología actual nos permite obtener unos postoperatorios mucho mejores y más cortos que tiempo atrás, y aunque los protocolos siguen siendo vigentes, creo razonable adaptarlos a la situación actual: cuantas veces nos dicen unos padres que su hijo/a operado de reducción amigdalar se comió muy a gusto un plato de carne, por ejemplo?. O niños que en casa están quejosos, inquietos, incluso con cierta febrícula, y que cuando los reincorporas a su vida normal mejoran espectacularmente?. En definitiva la sobreinfeccion en estas cirugías es extremadamente rara, y lo único que puede preocupar en el postoperatorio es la hemorragia tardía, favorecida básicamente, siempre que tengamos una analítica normal, por aumentos de temperatura en el momento de la caída de costras (7-10 días)

Razones acudir al medico

Si su hijo/a presenta alguno de los siguientes signos después de volver a casa:

  • fiebre de 38,5 °C o más alta;
  • vómitos que no paran;
  • dolor que empeora;
  • se rehúsa a beber;
  • no orina (no hace pis) luego de transcurridas de 12 horas desde la operación;
  • presenta sangre fresca en la nariz o en la boca.

Si su hijo/a sangra o tiene dificultad para respirar, o si usted esta preocupado por algún motivo, no espere, consulte a su medico.


Comments are closed.