Qué hacer cuando sangra la nariz?

· | Nariz

La hemorragia nasal, los médicos la llamamos “epistaxis”, es un problema que afecta a muchas personas y suele hacerlo de forma frecuente y repetitiva. Es especialmente común en niños. La  inmensa mayoría de las hemorragias se deben a pequeños capilares sanguíneos del tabique nasal que se «rompen»; la nariz es un órgano que tiene mucha circulación sanguínea y por tanto tiene muchos capilares.

 

El calor o los cambios de temperatura, la sequedad y las costras nasales o la propia manipulación de la nariz, originan estos sangrados que suelen ser poco importantes y sin repercusión significativa para la salud del paciente (es muy infrecuente que este problema produzca anemia, por poner un ejemplo). Hay personas que, por su propia constitución, tiene tendencia a padecer este problema. En gente de avanzada edad la hipertensión o los tratamientos anticoagulantes también son causas frecuentes a tener en cuenta. Únicamente en  muy pocos casos encontramos alguna patología importante como pólipos o diversos tipos de tumores; éstos  suelen ser  pacientes que sufren hemorragias fuertes, muy frecuentes y asociadas a otros síntomas nasales pero es precisamente por este motivo que cualquier persona afecta de hemorragia nasal debe ser valorada por un otorrinolaringólogo.

 

Existen todo tipo de leyendas callejeras sobre qué hacer ante las hemorragias nasales: que si la cabeza hacia adelante, hacia atrás, que si algodón, que si sonarse o no sonarse, etc.

 

Lo que debe hacerse en estos casos es evitar deglutir sangre (ya que esto puede provocar vómitos), lavar bien la nariz para retirar coágulos, aplicar frío local y presionar de forma mantenida durante unos minutos. También puede ser útil colocar un algodón impregnado en agua oxigenada dentro de la fosa nasal sangrante y después presionar. Debemos evitar sonarnos y también acostarnos en la cama o en el sofá, son posiciones que dificultan el cese de la hemorragia. Con estas medidas la mayoría de las veces conseguimos detener la hemorragia. En los casos en los que no sea así deberemos acudir a un centro de urgencias para que se realice un taponamiento nasal.

 

Y cuándo se hace la cauterización? Únicamente en aquellos casos en los que las hemorragias se repitan con frecuencia. Inicialmente intentamos solucionar el problema con pomadas nasales (existen varias en el mercado) pero si no lo conseguimos es entonces cuando podemos realizar la cauterización. Ésta debe hacerse cuando no hay sangrado activo y si conocemos la zona de la nariz que lo origina, normalmente el tabique nasal. Solemos utilizar un producto químico, el nitrato de plata, que provoca una cauterización muy superficial e indolora pero muy eficaz. Sólo en casos muy rebeldes realizamos cauterización con láser, éste vez  bajo anestesia y usualmente en un quirófano.

 

Resumiendo, la gran mayoría de las hemorragias nasales son benignas y no suponen un problema de salud grave aunque deben ser valoradas por un especialista al menos una vez. Existen diferentes tipos de tratamiento tanto para tratarlas como para prevenirlas pero ante todo recomendamos: tranquilidad.

 

Os adjuntamos un vídeo donde se ve muy bien qué es la famosa cauterización.

 


Comments are closed.